Documentos a texto completo CEPIS/OPS/OMS


Desechos peligrosos y salud en América Latina  y El Caribe
Abril 1994

                            Por: Dr. Henk de Koning, Asesor Regional, HPE  / 
                                        Ing. Alvaro Cantanhede, Asesor, CEPIS /
                                                Sra. Livia Benavides, Consultora


Indice

bbull.gif (150 bytes) Prefacio
bbull.gif (150 bytes) Resúmen ejecutivo
bbull.gif (150 bytes) 1. Introducción
bbull.gif (150 bytes) 2. ¿Qué son los desechos peligrosos?
bbull.gif (150 bytes) 3. Repercusión de los desechos peligrosos en la salud
3.1 Condiciones de exposición
3.2 Riesgo para la salud humana
3.2.1 Lesiones hepáticas y renales
3.2.2 Efectos carcinogénicos
3.2.3 Efectos en la reproducción y desarrollo fetal y neonatal
3.2.4 Efectos inmunitarios
3.2.5 Efectos neurales
bbull.gif (150 bytes) 4. Desechos peligrosos de la industria
4.1 Descripción del procedimiento de estimación de desechos
4.2 Descripción del método de la encuesta
4.3 Presentación y discusión de los resultados
4.3.1 Estimaciones de los desechos peligrosos industriales
4.3.2 Resumen del tratamiento de efluentes
4.3.3 Prácticas de disposición de desechos peligrosos
bbull.gif (150 bytes) 5. Desechos peligrosos de los establecimientos de atención de salud
5.1 Descripción del procedimiento de estimación de desechos
5.2 Presentación y discusión de los resultados
5.2.1 Estimaciones de los desechos peligrosos producidos por los establecimientos de atención de salud
5.2.2 Prácticas de disposición de desechos peligrosos
bbull.gif (150 bytes) 6. Evaluación de la legislación y capacidad institucional pertinentes
6.1 Legislación de desechos peligrosos
6.2 Capacidad institucional
bbull.gif (150 bytes) 7. Convenios internacionales
7.1 Convenio de basilea
7.2 Tratado de libre comercio de América del Norte
bbull.gif (150 bytes) 8. Conclusiones
bbull.gif (150 bytes) 9. Recomendaciones
bbull.gif (150 bytes) 10. Referencias
bbull.gif (150 bytes) Anexos
I.   Listado de características peligrosas
II. Categorías de desechos que se deben controlar
III. Evaluación de carcinogenicidad de las sustancias y procesos químicos
IV. Cuestionario sobre generación y gestión de residuos
V. Lista de Consultores, Ingenieros de país y/o contactos de OPS
VI-A. Estimaciones de producción anual de desechos en países encuestados
VI-B. Proyección de la generación anual de residuos peligrosos en los países
encuestados
VII. Resumen de producción de residuos peligrosos por industria
VIII. Encuesta de métodos de tratamiento de efluentes en algunos países
seleccionados
IX. Prácticas de disposición de residuos sólidos en algunos países seleccionados
X. Estimados de generación de residuos hospitalarios en países seleccionados
XI. Resumen de prácticas de manejo de residuos en países seleccionados de la
región

Prefacio

Los desechos peligrosos, producidos por establecimientos industriales y de atención de la salud, son uno de los temas ambientales importantes de nuestro tiempo. La cuestión crítica es, no sólo las cantidades cada vez más grandes que se producen a medida que los países continúan desarrollándose, sino también la creciente inquietud pública en cuanto a la repercusión que la disposición inadecuada de estos materiales tóxicos pueda tener en la salud humana.

Los objetivos de esta publicación son: 1) presentar un resumen general de los diversos aspectos de los desechos peligrosos según se relacionan con su repercusión potencial en la salud humana, y 2) examinar los resultados de una encuesta de la producción de desechos peligrosos que surge de las actividades industriales y de atención de la salud llevadas a cabo en 21 países de América Latina y el Caribe.

Este estudio forma parte del Programa Regional de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) sobre Control de Desechos Peligrosos, el cual sirve para apoyar y fortalecer la capacidad de los países de la Región para abordar con eficacia el problema de los desechos peligrosos y así proteger la salud humana y el ambiente. Se espera que este documento ayude a los ministerios de salud y otros organismos en la evaluación y el fortalecimiento de sus propias estrategias para proteger la salud humana de los efectos adversos de la exposición a desechos peligrosos.

Por este medio se reconoce cumplidamente el apoyo financiero que el Departamento Canadiense de Salud proporcionó para este trabajo, incluidas las encuestas en diferentes países que se describen en este documento.

         Horst Otterstetter
                  Director
División de Salud y Ambiente

Washington, D.C., abril de 1994

Resumen ejecutivo

A pesar de las incertidumbres económicas del último decenio, la demanda de productos derivados de las sustancias químicas naturales y sintéticas y el uso de los mismos han seguido aumentando en la Región desde mediados de siglo. Hoy son pocos los aspectos de la sociedad moderna que no imponen una demanda cada vez mayor de artículos de consumo, productos químicos domésticos, agrícolas y para servicios, incluidas formas muy avanzadas de atención médica. Los resultados de este progreso científico y tecnológico, medidos por el aumento general de la calidad de la vida, no sólo han beneficiado a la humanidad sino también están empezando a crear una mayor conciencia de las consecuencias peligrosas para la calidad del medio ambiente.

El aumento de las inquietudes relacionadas con la gran variedad de materiales de desecho que producen las industrias y los establecimientos de servicios médicos asistenciales lleva a presiones del público para que se tomen medidas. Las principales inquietudes sobre la salud son las siguientes.

  • Aumentos súbitos de los efectos adversos específicos en la salud (por ejemplo, el número de defectos de nacimiento, mayor esterilidad, etc.) presuntamente relacionados con los mayores niveles de una sustancia (o sustancias) tóxica particular en el aire, el agua, los alimentos o el suelo en la zona afectada.

  • Exposiciones ocultas en las cuales las personas no son conscientes de su contacto con sustancias que posiblemente podrían llevar a procesos morbosos irreversibles (por ejemplo, el cáncer).

Para evaluar la situación con respecto a la producción y la eliminación de desechos peligrosos, la OPS inició en 1993 un estudio en 21 países de la Región. En la encuesta se incluyó a 15 industrias diferentes que por lo general son los productores más grandes de desechos peligrosos. El estudio comprendió el análisis de datos sobre cantidades de desechos peligrosos producidos por la industria y los establecimientos de atención de salud, su tratamiento de efluentes y sus métodos de eliminación de desechos peligrosos, así como información sobre los aspectos institucionales y legislativos de las actividades nacionales de control de desechos peligrosos en la Región.

Los resultados del estudio demuestran que:

Durante la realización de la encuesta, hubo pruebas claras de que existe plena conciencia de los peligros potenciales que para la salud entraña la exposición a productos químicos peligrosos y otras formas de desechos. Esta conciencia puede haber sido estimulada por varias actividades internacionales como la conclusión del Convenio de Basilea en 1987, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD), que se celebró en Río de Janeiro en 1992 y, más recientemente, mediante la celebración del Tratado de Libre Comercio (TLC) de América del Norte. Además, hay un conjunto creciente de pruebas científicas, toxicológicas y médicas que indica que la exposición a un gran número de sustancias relativamente comunes puede causar daño considerable a la salud.

Atendiendo a la información presentada en este documento, y otros que se han citado, las recomendaciones principales son las siguientes:

  
     
1. Introducción

La inquietud mundial sobre los desechos peligrosos como uno de los principales problemas ambientales y sociales surgió durante los años setenta como resultado de una mayor toma de conciencia con respecto a la toxicidad potencial de los productos químicos para el ser humano y su persistencia en el ambiente. Los materiales de desecho son los que no tienen uso directo y se descartan en forma permanente. Constituyen una categoría específica que, debido a su cantidad, concentración o características físicas, químicas o infecciosas, pueden 1) causar un aumento de la mortalidad o un aumento de enfermedades graves irreversibles o reversibles que producen invalidez, o contribuir significativamente a ello, o 2) plantear un riesgo sustancial real o potencial a la salud humana o al medio ambiente cuando son tratados, almacenados, transportados, eliminados o manejados en forma indebida (USEPA, 1986). Los desechos radiactivos, que son generalmente objeto de otros tipos de sistemas de control, como convenios internacionales, se excluyen del alcance de este informe.

De esta definición se puede ver que varias operaciones industriales y agropecuarias y actividades de atención de salud (se prefiere este término pues abarca desechos de un amplio espectro de establecimientos de atención de salud, incluidos hospitales) son las principales fuentes de desechos peligrosos. Otra fuente de desechos peligrosos que se está volviendo considerable, en particular en los países industrializados, son las unidades familiares, que cada vez más usan y eliminan una gran variedad de productos químicos, incluyendo insecticidas, baterías que contienen mercurio, restos de medicamentos, etc. Con respecto a las fuentes de desechos peligrosos, puede hacerse la siguiente caracterización general:

Los desechos peligrosos figuran entre las prioridades más altas para la protección ambiental. Con el fin de fortalecer el programa regional de la OPS en el área de desechos peligrosos, se inició un estudio para recoger datos sobre las fuentes y los tipos de desechos en diferentes países, así como otros tipos de información conexa. En el Capítulo 4 y 5 se presentan más detalles sobre este estudio y sus resultados, los cuales respaldan los siguientes objetivos:

2. ¿Qué son los desechos peligrosos?

Los procesos industriales así como diversos establecimientos de atención de salud producen desechos, algunos de los cuales no son peligrosos y caen dentro de la categoría de residuos sólidos; el resto, los desechos peligrosos, necesitan precauciones especiales durante su eliminación. Si bien ambos tipos de desechos se resumen en este documento, se da énfasis especial a los desechos peligrosos.

En el Anexo I se presenta una lista de las propiedades peligrosas de las sustancias, tomada del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), 1989. Cabe observar que tales propiedades pueden ser: explosivos, inflamables, oxidantes, tóxicos (venenos) agudos, sustancias infecciosas, corrosivos y sustancias tóxicas. En este contexto, venenoso se refiere a los efectos agudos mientras que tóxico se refiere a los efectos retardados o crónicos en la salud. Por lo tanto, se considera peligroso cualquier material de desecho que presente alguna de estas propiedades, o una combinación de las mismas. Como ya se ha observado, se excluyen los desechos radiactivos.

El Anexo II incluye una lista de categorías de desechos que deben controlarse en el marco del Convenio de Basilea (véase la sección 7 de este informe). Esta lista proporciona información relativamente detallada sobre varias industrias (incluida la de la atención de salud) y los elementos químicos constitutivos de los desechos que deben controlarse (UNEP, 1989).

Resumiendo los dos párrafos anteriores, los desechos peligrosos se definen, por lo tanto, de dos maneras. Primero, las sustancias se consideran peligrosas si presentan ciertas características, como las de ser inflamables, corrosivas, reactivas, tóxicas o patógenas. Segundo, se identifican unas 45 fuentes de desechos y elementos químicos constitutivos específicos (véase además, the Congress of the United States 1985). En efecto, esto constituye una clasificación que está orientada a las características químicas y físicas de diferentes tipos de desechos, así como a la fuente que los genera.

Un esquema general que ilustra la relación entre ciertos tipos de desechos peligrosos y los procesos industriales se presenta en el Cuadro I. Actualmente hay varios sistemas diferentes de clasificación de desechos peligrosos en uso. Algunos de estos son menos detallados que el que se presenta en el Cuadro I, mientras otros incluyen información más pormenorizada. Con frecuencia, el formato de clasificación así como su nivel de detalle se determinan mediante el uso que se hará de los datos. En términos generales, sin embargo, se prefieren los sistemas que incorporan la Clasificación Industrial Internacional Unificada de las Naciones Unidas (UN, 1980), ya que facilitan la comparación de los resultados entre los estudios y las encuestas en diferentes regiones y países. La jerarquía de categorías empleadas en este código consta de divisiones principales (código de un sólo dígito), divisiones (códigos de dos dígitos), grupos principales (códigos de tres dígitos) y grupos (códigos de cuatro dígitos).

CUADRO I
La Clasificación Industrial Internacional Unificada (CIIU)
y los desechos peligrosos típicos generados por la industria

CIIU

Descripción

Desechos típicos generados

321 Textiles Solventes residuales, desechos de tintes y acabado, aceites residuales no emulsionados, solventes no halogenados
3231 Cuero y productos de cuero Lodo de curtido, grasas, aceites, lodo de tratamiento de aguas residuales, solventes halogenados y no halogenados
331 Madera aserrada y productos de madera Solución mezclada alcalina y ácida, lodo de sedimento de fondos de tanques, lodo de tratamiento de efluentes, solventes no halogenados
34 Papel y productos afines Solventes halogenados y no halogenados, lodos de metales pesados, lodos ácidos, aceites residuales, sedimentos de fondos de tanques, resinas y tintas
3511

3512

352

Productos químicos y afines Solventes halogenados y no halogenados, aceites residuales, soluciones ácidas y alcalinas, lodos de metales pesados, solventes inorgánicos, hidrocarburos clorados, fenoles, resinas líquidas, ácidos, desechos de bacterias y biológicos, desechos animales y sanguíneos, desechos infecciosos, lodos de pintura y sólidos, fondos de destiladores, desechos de plaguicidas, aceite de petróleo, residuos de tinta
353

354

Productos de petróleo y de carbón Lodos y soluciones alcalinas, catalizadores usados, ácidos usados, arcillas aceitosas, soluciones ácidas, sólidos inorgánicos, aceites residuales, solventes halogenados y no halogenados, fenoles, sustancias cáusticas usadas
3513 Goma y plásticos Aceites de procesos aromáticos, solventes halogenados y no halogenados, hidrocarburos de petróleo, sólidos y lodos fenólicos, aceites residuales, desechos de pintura, plásticos, resinas
37 Metales primarios Lodos con metales pesados, licores de baños limpiadores de metales, soluciones ácidas, desechos de neutralización cáustica, soluciones ácidas y alcalinas, aceites residuales, lodos del acabado de metales, solventes halogenados y no halogenados, sólidos inorgánicos, lodos de depuración
381 Productos metálicos fabricados Solventes halogenados y no halogenados, lodo de pinturas, lodos de metales pesados, soluciones ácidas y alcalinas, cianuros, aceites residuales, desechos altamente tóxicos, solventes halogenados, fondos de destiladores halogenados, aceites emulsionados, sustancias orgánicas policloradas, desechos explosivos, lodos inorgánicos
382 Maquinaria (excepto eléctrica) Aceites residuales, soluciones ácidas y alcalinas, desechos de pintura, solventes halogenados y no halogenados, lodos de metal pesado
383 Maquinaria eléctrica y electrónica Solventes halogenados y no halogenados, soluciones de metal pesado, soluciones ácidas y alcalinas, aceites residuales, soluciones de cianuro, soluciones fenólicas, lodos del acabado de metales, sólidos orgánicos, lodos metálicos tóxicos
384 Equipo de transporte Aceites residuales, lodos con metales pesados, lodos de pintura, solventes clorados y no clorados, licores de baños limpiadores de metales, soluciones de cianuro, soluciones halogenadas y no halogenadas, sólidos o lodos con PCB, fondos de destiladores halogenados, soluciones ácidas y alcalinas, combustible de aviones a chorro y cohetes

Fuente: Environment Canada, 1984 (modificado)

Los desechos provenientes de la atención de salud pueden clasificarse en ocho categorías principales: desechos generales, desechos anatomopatológicos, desechos radiactivos, desechos químicos, desechos infecciosos y potencialmente infecciosos, desechos farmacéuticos, objetos punzocortantes y envases a presión. Todas estas categorías de desechos pueden surgir en una amplia variedad de establecimientos de atención de salud: hospitales, consultorios, establecimientos de atención de salud a largo plazo, servicios de apoyo. Las categorías de desechos que pueden ser producidos por determinados tipos de servicios de atención de salud se presentan en el Cuadro II.

Hay otras consideraciones cuando se adopta un esquema de clasificación que está en relación más directa con el desarrollo de programas nacionales de control de desechos peligrosos, a saber:

* dejar que la autoridad que controla los desechos emplee su conocimiento
  de la actividad industrial para formular una lista preliminar de desechos
  peligrosos;

* identificar los desechos peligrosos de modo que sea compatible con la
  aplicabilidad de las tecnologías de recuperación, tratamiento y
  eliminación; y

* proporcionar a la autoridad que controla los desechos un marco que sea
  adecuado para establecer su propio sistema de control de desechos
  peligrosos, incluyendo leyes y reglamentos idóneos.

3.  Repercusión de los desechos peligrosos en la salud

3.1 Condiciones de Exposición

La exposición a diversas formas de desechos peligrosos, ya sea que se originen en fábricas o en establecimientos de atención de salud, puede ser por contacto directo o en forma más indirecta, a través del aire, el agua o ingesta de alimentos.

El contacto directo puede afectar a varios grupos diferentes de la población como:

* los que trabajan en la industria y en los establecimientos de atención de
  salud y, potencialmente, también sus familias;

* los que trabajan en la recogida, el transporte y la disposición de
  desechos, incluyendo a los segregadores de residuos en vertederos;

* la población general, como resultado del uso de métodos inadecuados de
  disposición, o accidentes como explosiones, derramamientos, incendios,
  fugas, etc.

La mayoría de estas exposiciones sería de índole intermitente, si bien pueden ocurrir repetidamente durante períodos prolongados. Entre los ejemplos de este tipo de exposición figuran el sumo cuidado que debe tenerse en los hospitales para proteger a los trabajadores de la exposición a objetos punzocortantes y otros materiales contaminados, y el accidente que ocurrió hace unos pocos años en Goiania, Brasil, cuando los segregadores de un vertedero rescataron una fuente que contenía cobalto, lo cual a la larga causó la muerte de varias personas.

Las exposiciones indirectas ocurren después de que los desechos peligrosos se han eliminado de una de las diversas maneras, incluida la combustión, que pueden causar contaminación del aire, descarga en aguas superficiales, descarga sobre el terreno o en vertederos --lo cual puede causar la contaminación del suelo y del agua subterránea-- o a causa de almacenamiento, por ejemplo en tambores. Por lo tanto, diversos componentes de los desechos peligrosos pueden introducirse en el aire, el agua y el suelo, y en último término, en nuestros alimentos (ECO, 1991).

CUADRO II
Categorías de Desechos Producidos por Diversos Tipos de Servicios de Atención de Salud

 

Fuente

Categoría de Desechos

General

Anatomo-
patológicos

Radiactivos

Químicos

Infecciosos

Objetos
Punzo
cortantes

Productos
Farmacéuticos

Envases
Presurizados

Servicios a pacientes

Medicina
Cirugía
Quirófano
Recuperación y terapia intensiva
Aislamiento de contagiosos
Diálisis
Oncología
Urgencias
Consulta externa
Autopsias
Radiología

 


x
x
x
x|
x
x
x
x
x
x
x


xa
xab
xab
xa
xa
xa
xa
xab
xa
xab
xa

 


x
x
x
x
x
x
x
x
x
x
x

 


x
x
x
x
x
x
x
x
x
x
x

 


x
x
x
x
x
x
x
x
x
x
x

 


x
x
x
x
x
x
x
x
x
x
x

 


x
x
x
x
x
x
x
x
x

 

 


x
x
x
x
x

x

Laboratorios

Bioquímica
Microbiología
Hematología
Investigación
Patología
Medicina nuclear

 

x
x
x
x
x
x

 

xa
xa
xa
xab
xab
xa

 

x
x
x
x
x
x

 

x
x
x
x
x
x

 

x
x
x
x
x
x

 

x
x
x
x
x
x

   


x

Servicios de Apoyo

Banco de sangre
Farmacia
Central de equipo estéril
Lavandería
Cocina
Maquinarias
Administración
Areas públicas


x

x

x
x
x
x
x
x
 


xa

   

 

x

x
x
x

x

 

 

x

 

x

 

x
x

 

 

x

 

 

 

x

x

Establecimientos de atención de la salud a largo plazo x    

 

x x x x x
a Sangre y humores corporales. b Tejido y hueso.

Fuente: OMS, 1989

Este tipo de exposición por lo general es continuo para las poblaciones que viven cerca de diversos sitios donde se eliminan desechos peligrosos. Como resultado de ello, sus efectos en la salud humana pueden ser de índole crónica. Otro aspecto que es preciso considerar es que el medio ambiente, en particular el agua y el suelo, puede ser contaminado en forma casi irreversible. Hay muchos ejemplos de esto, como la contaminación de los Grandes Lagos en la frontera entre los Estados Unidos y el Canadá, donde numerosas industrias situadas en ambos lados de la frontera descargaron desechos químicos durante muchos años. Aun cuando, según se informa, la práctica ahora está bajo control, los niveles de ciertos productos químicos siguen planteando un riesgo a la salud humana ya que los sedimentos de estas masas de agua están seriamente contaminados y continúan descargando materiales tóxicos. Hay otros numerosos casos de esta situación, como el Río Bravo, que se informa que está contaminado gravemente con sustancias químicas procedentes de la industria maquiladora en el lado mexicano de la frontera con EUA. Un ejemplo, que ahora es clásico, de vertederos de desechos peligrosos es la situación del "Love Canal" en el estado de Nueva York, donde el Organismo de Protección Ambiental de los EUA (EPA) había identificado más de 200 productos químicos, muchos de los cuales se sabía que producían cáncer, trastornos del SNC, disfunciones reproductivas y otras enfermedades. Este y otros casos similares contribuyeron a generar presiones que llevaron en último término a la promulgación de la ley de conservación y recuperación de recursos (RCRA) en 1976 y la ley integral de respuesta, compensación y responsabilidad ambiental (CERCLA) de 1980, modificada mediante la ley de enmiendas y reautorización de superfondos (SARA) de 1986. Cuando se promulgó la CERCLA, también se estableció la Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades (ATSDR) para proporcionar información sanitaria y servicios médicos asistenciales y análisis pertinentes.

3.2 Riesgo para la salud humana

Los efectos en la salud que son resultado de la exposición a distintas sustancias químicas ocurren en muchas formas y órganos diferentes según el tipo de sustancia química de que se trate, la vía de exposición y la dosis que se recibe. La ingestión es la vía de exposición que se informa con mayor frecuencia en episodios de contaminación ambiental que han afectado a los sistemas hepático, renal, hematopoyético, reproductivo y nervioso central. El tipo y la gravedad de los efectos depende de la dosis. El contacto cutáneo directo es importante en el ámbito ocupacional donde se han informado efectos dérmicos y en el sistema nervioso central, pero parece menos probable como ruta de exposición para las poblaciones que viven en los aledaños de los sitios de eliminación de desechos. Es poco probable que la inhalación sea importante, a menos que sea a concentraciones relativamente altas o como resultado de incendios, si bien en estudios ocupacionales se han notificado efectos hematopoyéticos, reproductivos y en el sistema nervioso central. A continuación se presenta un resumen de los principales efectos sanitarios (Buffler et al, 1985, y Grisham, 1986).

3.2.1 Lesiones hepáticas y renales

La función del hígado y los riñones a menudo se ve afectada en forma negativa cuando muchos productos químicos llegan a niveles tóxicos en el cuerpo, ya que ambos órganos actúan en el metabolismo y la excreción de productos químicos exógenos. En lo que respecta al hígado, a menudo la lesión no es específica. Por ejemplo, la cirrosis se relaciona con mayor frecuencia con el consumo de alcohol, pero también puede ser causada por exposición a hidrocarburos clorados. En el Cuadro III se presentan varias muestras de la relación que existe entre la exposición a productos químicos y la lesión hepática correspondiente.

CUADRO III
Resumen de síndromes de hepatotoxicidad debidos a agentes ambientales

 

Manifestación tóxica

Ejemplos de productos tóxicos ambientales

informados en el hombre

Necrosis hepática aguda o subaguda Alifáticos clorados en altas dosis (CCI4, tetracloroetano); toxinas de las setas; fósforo; micotoxinas; dosis altas de bifeniles policlorados (PCB)
Colestasis Diamina de metileno (ictericia de Epping); dinitrofenol; cromo
Metamorfosis grasa leve Dosis pequeñas de alifáticos clorados; algunos plaguicidas organoclorados
Hipertrofia del retículo endoplásmico Bifeniles policlorados; algunos plaguicidas organoclorados
Enfermedad venooclusiva Productos tóxicos vegetales (alcaloides de pirrolidicina); irradiación hepática terapéutica
Granuloma Berilio
Fibrosis hepatoportal Cloruro de vinilo; arsénico
Cirrosis Alifáticos clorados; aromáticos; aflatoxina; arsénico; productos tóxicos vegetales
Carcinoma hepatocelular Aflatoxina;? etanol
Angiosarcoma Cloruro de vinilo; arsénico

Fuente: Grisham, 1986

La función excretoria del riñón puede predisponer a este órgano a un mayor grado de exposición a productos químicos exógenos. Una lista breve, que quizá no sea exhaustiva, de los contaminantes químicos que pueden aumentar las actividades enzimáticas renales incluye lo siguiente:

3, 4-benzo[a]pireno,
dibenzodioxinas cloradas,
diclorodifeniltricloroetano (DDT),
3-metilcolantreno (3MC),
bifeniles polibromados (PBB),
bifeniles policlorados (PCB) y
hexaclorobenceno

La biosintesis y degradación de los compuestos endógenos como, por ejemplo, las prostaglandinas y 1, 2, 5-dihidroxicolecalciferol, pueden alterarse por sistemas enzimáticos inducidos. Otros productos químicos, como el mercurio y el cloroformo, pueden causar directamente daño renal y lesiones potencialmente mortales.

3.2.2 Efectos carcinogénicos

Hay inquietud generalizada, tanto entre el público general como en la comunidad científica, de que la exposición a concentraciones bajas de sustancias químicas por largo tiempo pueden causar mayor frecuencia de una variedad de cánceres. El presente consenso en la comunidad dedicada a la investigación sobre el cáncer (Grisham 1986) es que el cáncer rara vez surge espontáneamente (sin ninguna causa conocida), y que la frecuencia de fondo del cáncer "espontáneo" se ve aumentada por muchos agentes existentes, entre los cuales figura en forma prominente un número relativamente grande de productos químicos. La sensibilidad individual a la inducción del cáncer por estos agentes parece variar según la sustancia, la edad, el sexo, la constitución genética, la alimentación y la modalidad de exposición.

El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC, 1987) ha informado que unos 50 productos químicos o procesos industriales son carcinogénicos para el hombre, mientras que otro gran número de sustancias se está estudiando de cerca a este respecto. La información presentada por el CIIC muestra que las sustancias y procesos químicos pueden clasificarse en cinco categorías: 1) el agente es carcinogénico para los seres humanos, 2A) el agente es probablemente carcinogénico para el hombre, 2B) el agente es posiblemente carcinogénico para el hombre, 3) el agente no es clasificable en cuanto a su carcinogenicidad para el hombre, y 4) el agente probablemente no es carcinogénico para el hombre. En el Anexo III se proporcionan listas de las sustancias químicas y procesos de las dos primeras de estas cinco categorías. Para obtener información más detallada, se remite al lector a la serie completa de monografías del CIIC, que hasta la fecha incluye cerca de 60 volúmenes.

3.2.3 Efectos en la reproducción y el desarrollo fetal y neonatal

La exposición a productos químicos en el medio ambiente rara vez ejerce un sólo efecto en un sistema biológico, y tales sustancias pueden influir en el proceso reproductivo por cualquiera de tres modelos de acción: 1) genéticamente, al cambiar los genes mismos; 2) como teratógeno, al afectar el desarrollo embrionario durante la gestación; y 3) como un producto tóxico paterno o fetal, al trastornar la función reproductiva o causar crecimiento fetal anormal. Se ha propuesto la siguiente lista de posibles puntos finales (Grisham, 1986). No se comprende claramente cómo estos puntos finales se relacionan unos con otros, ni si los cambios en uno necesariamente irán acompañados de cambios en otro:

1. Disfuncionalidad sexual: (libido, potencia)
2. Anormalidades de los espermatozoos: (número, motilidad, forma)
3. Subfecundidad: (gónadas anormales, desarrollo prepuberal anormal,
    infertilidad, amenorrea, ciclos anovulatorios, retraso en la concepción)
4. Enfermedad durante el embarazo y el parto: (toxemia, hemorragia)
5. Pérdida fetal temprana (hasta 28 semanas): (toxemia, hemorragia)
6. Pérdida fetal tardía (después de 28 semanas)
7. Muerte intraparto
8. Muerte en la primera semana del puerperio
9. Peso bajo al nacer
10. Cambio en la edad de gestación al parto: (prematuridad,posmaturidad)
11. Razón alterada de sexos: (en defunciones fetales, al nacer)
12. Partos múltiples
13. Defectos de nacimiento: (importantes, menores)
14. Anormalidades cromosómicas: (en defunciones fetales, en la
       amniocentesis, en defunciones perinatales, en nacimientos vivos)
15. Mortalidad infantil
16. Morbilidad de la niñez
17. Neoplasias malignas de la niñez
18. Efectos posnatales (peso adulto disminuido, efectos en el SNC, el
       intelecto, el comportamiento)
19. Defectos funcionales
20. Edad de la menopausia

Es importante destacar que a diferencia de la mutagénesis y la carcinogénesis, la teratogénesis es un fenómeno de umbral. En consecuencia, no cabría esperar que los efectos teratogénicos aumentaran en condiciones de exposición por debajo de un umbral. Se sabe que productos químicos como el DDT, las dioxinas, la dieldrina, el captan y el carbarilo producen malformaciones en animales de laboratorio. Algunos metales, como el plomo y el mercurio, se conocen que son teratógenos en el hombre. Los compuestos industriales presentes como contaminantes ambientales pueden producir daño en el lactante y el niño, tanto directamente, como al atravesar la placenta debido a la exposición de la madre. Sin embargo, estas esferas no han sido objeto de estudio suficiente para proporcionar pruebas concluyentes sobre los efectos adversos a los niveles de dosificación bajos característicos de muchas exposiciones.

3.2.4 Efectos inmunitarios

Los productos químicos alteran las funciones inmunitarias mediante la facilitación o la supresión de actividades específicas, al perturbar el equilibrio de tipos de células maduras o intermedias y acelerando o deteniendo la maduración. El gran número y la variada naturaleza de los productos químicos capaces de alterar las respuestas del sistema inmunitario aumentan la inquietud sobre la presencia de tales productos químicos en el ambiente. Los estudios, por ejemplo, de poblaciones expuestas accidentalmente en Michigan, Japón y China, sugieren que los bifeniles polibromados (PBB) y los bifeniles policlorados (PCB) puede causar disfunción inmunitaria temporal en los seres humanos expuestos a concentraciones suficientes de estos productos químicos. También se ha observado que las disfunciones inmunitarias asociadas a la exposición de seres humanos a PBB son similares a las observadas en los estudios realizados con roedores. Los PCB, PBB, hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH), el hexaclorobenceno, el dietilestilbestrol (DES), el pentaclorofenol (NPC), 2, 3, 7, 8-tetraclorobenzo-p-dioxina (TCDD), ciertos compuestos organometálicos y muchos metales pesados producen alteraciones inmunitarias en los estudios con roedores (Grisham, 1986).

3.2.5 Efectos neurales

Considerando la complejidad del sistema nervioso, puede resultar una amplia variedad de cuadros clínicos ya que ciertos productos neurotóxicos pueden mostrar propensión a afectar los nervios sensitivos, mientras que otros pueden afectar a las vías motoras, los ganglios basales, el cerebelo o las neuronas cerebrales dispersas. En contraposición a los efectos a largo plazo retardados que se observan con respecto a los productos químicos más carcinogénicos, el período entre la exposición y el efecto correspondiente a un producto químico neurotóxico potencial es corto. El efecto neurotóxico del n-hexano, por ejemplo, puede observarse sólo después de varios meses de intensa exposición.

Los déficit neuropsicológicos que se han informado en relación con la exposición a sustancias tóxicas incluyen: trastornos en la inteligencia, la memoria y la solución de problemas, así como alteraciones en la atención, el funcionamiento psicomotor y el estado de ánimo. Aún para expertos neuropsicólogos, es difícil detectar estos efectos en una población grande no estudiada anteriormente. El uso de una batería de pruebas psicológicas estandarizadas puede proporcionar información objetiva y cuantificable. Siempre que sea posible, los datos psicológicos deben correlacionarse con resultados bioquímicos o fisiológicos.

Uno de los episodios más ampliamente conocidos de intoxicación neural ocurrió en la población de los alrededores de la bahía de Minamata, Japón, donde se descargaron de una fábrica efluentes que contenían mercurio. Otro caso tiene que ver con el descubrimiento de que numerosos hidrocarburos de alcano pueden convertirse metabólicamente en n-dicetonas sumamente neurotóxicas. Las lesiones provenientes de este grupo de productos químicos incluyen las sufridas por los que trabajan en la fabricación de muebles, sandalias, las personas que aspiran pegamentos y los operarios de imprentas.

4. Desechos peligrosos de la industria

En 1993 se realizó una encuesta en 21 países de la Región: Anguila, Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Cuba, Dominica, Ecuador, Guatemala, Guyana, Jamaica, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Santa Lucía, San Vicente, Trinidad y Tabago, Uruguay y Venezuela (véase la Figura 1). En el caso de cinco países (Anguila, Dominica, Guyana, Santa Lucía y San Vicente), sólo se incluyeron en este trabajo los resúmenes de cantidades de desechos peligrosos producidas por las establecimientos de atención de salud (véase el Capítulo 5).

4.1 Descripción del Procedimiento de Estimación de Desechos

La OPS, mediante su Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente (CEPIS), inició formalmente el Programa Regional sobre Manejo de Desechos Peligrosos en 1990. Una de las actividades llevadas a cabo como parte de este programa fue el desarrollo de bases de datos sobre la generación de desechos industriales en Lima y Callao (Perú) y Sao Paulo (Brasil). El objetivo de este trabajo fue validar el modelo INVENT para las condiciones latinoamericanas predominantes. Desarrollado originalmente en Italia, este método estima cargas de desechos de diferentes industrias utilizando el número total de personas empleadas en cada una y una base de datos que proporciona los factores de conversión apropiados (Barnard et al, 1990 y Barnard, 1991). Debido a que este método se desarrolló con datos industriales de Italia, el CEPIS emprendió la realización de estudios en el Perú y el Brasil para desarrollar una base de datos más apropiada que refleje las condiciones en esta Región. Para el trabajo que se informa en este documento sobre las cargas de diferentes tipos de desechos peligrosos (lodos, líquidos, sólidos), el modelo INVENT se empleó junto con la base de datos que se obtuvo en el Perú y el Brasil. Las estimaciones para las curtidurías emplearon los datos italianos.

 

Las bases de datos (de Italia, Brasil y Perú) contienen la siguiente información para cada tipo de desechos:

- Origen de la información (IT, BR o PE)
- Area geográfica donde se obtuvo la información
- Código Industrial Internacional Unificado
- Número de empleados
- Descripción de los desechos en inglés
- Descripción de los desechos en el idioma del país donde se obtuvo la
  información
- Carga de desechos
- Cantidad de desechos producidos

Sobre la base de la información proporcionada por los países participantes, se realizaron estimaciones para los siguientes tipos de desechos:

Lodos: material semilíquido

Lodos no peligrosos tienen un alto contenido de material orgánico biodegradable u orgánico inerte. Se originan principalmente en la industria de los alimentos y en la industria mineral no metálica.

Lodos potencialmente peligrosos ejemplos son los sedimentos de tanques de galvanoplastia y los fondos de columnas de destilación.

Líquidos: efluentes líquidos

Líquidos no peligrosos son efluentes que pueden descargarse sin tratamiento, como el agua de enfriamiento, o los que han recibido tratamiento antes de la descarga.

Líquidos potencialmente peligrosos ejemplos son los aceites usados, líquidos de transformadores, solventes, efluentes no tratados con contenido de sustancias peligrosas, etc.

Sólidos: contienen más de 20% de sólidos

Sólidos no peligrosos son químicamente inertes y tienen características similares a las de los desechos domésticos.

Sólidos potencialmente peligrosos requieren tratamiento o eliminación en rellenos de seguridad. Ejemplos son los envases contaminados con sustancias tóxicas, baterías y materiales de limpieza contaminados.

Puede observarse que sólo se hace referencia a los desechos que son potencialmente peligrosos. Esto se explica por el hecho de que en muchos casos no se conoce el nivel absoluto de toxicidad. Más importante, sin embargo, es el hecho de que la toxicidad de una sustancia está muy relacionada con la exposición del hombre a la misma y, en último término, a la dosis que recibe durante un período dado (véase también el numeral 3.1 de este documento).

4.2 Descripción del Método de la Encuesta

El cuestionario empleado en la encuesta se componía de cinco secciones (en el Anexo IV puede encontrarse una copia): Instrucciones; Manejo de Desechos (información sobre producción industrial, legislación, investigación, existencia de un inventario y movimiento transfronterizo de desechos); Producción industrial (información correspondiente a 15 grupos industriales principales); Desechos de hospitales y servicios (hospitales públicos y privados y otros servicios de salud); y Métodos de tratamiento de desechos.

Los cuestionarios se llenaron con el apoyo de los ingenieros de país de la OPS y expertos e instituciones nacionales (véase el Anexo V, que contiene una lista). La información proporcionada por medio de los cuestionarios en algunos casos correspondió a toda la producción industrial del país (Argentina, Ecuador, Guyana, Perú y Uruguay) y en otros sólo a una zona (Colombia, Cuba, Chile, Guatemala, Nicaragua, Paraguay y Venezuela) o a varias (Bolivia, Brasil y México). En los casos en que se proporcionó información sobre una o varias zonas de un país, las cargas para diferentes tipos de desechos en todo el país se estimaron empleando los porcentajes de la producción industrial de la zona o zonas y recalculándolos al 100 por ciento.

4.3 Presentación y Discusión de los Resultados

4.3.1 Estimaciones de los desechos peligrosos industriales

Los cuadros del Anexo VI muestran las estimaciones para cada país de los diferentes tipos de desechos peligrosos y no peligrosos generados. La información que se presenta en estos cuadros sobre desechos peligrosos se resume en las Figuras 2 y 3 siguientes.

La Figura 2 indica que el grueso de los desechos está en forma líquida; cerca del 10% está en forma de lodo y sólidos. El componente de desechos peligrosos líquidos es relativamente grande cuando se lo compara con los resultados de otros estudios llevados a cabo en Suecia y el Reino Unido, que informaron 62% y 58%, respectivamente, en esta categoría (Forester et al, 1987). El motivo de esta diferencia es que en el estudio que se informa en este documento el componente de efluente incluye tanto líquidos peligrosos como agua contaminada con sustancias peligrosas. Esto último, que incluye cantidades sustanciales de agua de lavado, se presta al tratamiento y no siempre se incluye en todas las encuestas de desechos peligrosos. También debe observarse en este sentido que, si se trata el agua efluente para quitarle sustancias peligrosas, este proceso constituye en sí otra fuente de desechos peligrosos.

Un resumen de la cantidad de desechos peligrosos (lodos y sólidos) se presenta en la Figura 3. Cabe observar que los países más industrializados se presentan en general en la parte superior de la figura, mientras los países menos industrializados aparecen en la parte inferior. La única excepción aquí es Colombia, que se esperaría que apareciera en un lugar más elevado en esta lista. Una explicación de ello puede ser que los datos para este país sólo cubrieron la zona de Bogotá, que quizás no sea suficientemente representativa de todo el país.

 

Figura 3
Generación estimada de desechos peligrosos (lodos y sólidos)
per cápita (tonelada/año) en ciertos países

En el Anexo VII se presenta un cuadro resumido de las contribuciones de cada industria a las diversas categorías de desechos en cada país encuestado. La Figura 4 resume la información de este cuadro para los diferentes componentes de desechos peligrosos.

Se muestran sólo las industrias que contribuyen con un 5% o más de la carga total en cada categoría. Las contribuciones de las industrias restantes se han incluido en la categoría "otras industrias". En cada una de las categorías de desechos parece que hay una industria que domina: en la categoría de lodo peligroso es la industria química básica, en la de los líquidos peligrosos es la industria textil y en la de sólidos peligrosos es la industria de los productos metálicos.

Figura 4
Desglose de tipos de desechos peligrosos basado en resultados
de la encuesta realizada en 15 países de la Región

4.3.2 Resumen del tratamiento de efluentes

En el Anexo VIII se presenta un resumen de los métodos de tratamiento de efluentes informados correspondientes a cada una de las 15 industrias encuestadas en cada país. La información se ha resumido en la Figura 5 que se presenta a continuación, en la cual los países se han clasificado de acuerdo con porcentajes descendentes de la categoría de "ningún pretratamiento".

Figura 5
Resumen de las prácticas de tratamiento de efluentes en ciertos
países de América Latina y el Caribe

Los datos presentados en la Figura 5 son cualitativos en su mayor parte porque sólo en un número muy limitado de casos definen qué tratamiento específico se emplea para las industrias identificadas. Sin embargo, la imagen general que surge es que, con pocas excepciones, los efluentes que contienen sustancias potencialmente peligrosas se tratan sólo en forma no especificada o esporádica, o no reciben ningún tratamiento.

4.3.3 Prácticas de disposición de desechos peligrosos

La información proporcionada por los países que participaron en la encuesta correspondiente a las 15 categorías industriales se presenta en el Anexo IX. Incluye la siguiente gama de prácticas de desecho.

1. Disposición al aire libre
2. Disposición al aire libre/en relleno
3. Disposición en relleno sanitario
4. Almacenamiento
5. Disposición en relleno sanitario/relleno seguro
6. Reciclado
7. Otro
8. Ningún dato

Las prácticas de disposición se han enumerado en orden ascendente de aceptabilidad; las categorías 7 y 8 sólo representan información complementaria. También cabe mencionar que no se indica la incineración aunque se sabe que algunos países (por ejemplo, Brasil y México) han introducido ese método de disposición. La información del Anexo IX se ha resumido en la Figura 6, en la que los países se han clasificado según el porcentaje descendente de "disposición al aire libre" que se ha informado para cada uno.

Con referencia a la lista de métodos de disposición indicados anteriormente, sólo los métodos 5 y 6 (disposición en vertedero sanitario o vertedero seguro, y reciclado) se consideran adecuados en el contexto de esta encuesta. Basado en esto, los datos presentados en la Figura 6 muestran que, en general, se emplean métodos generalmente inadecuados para eliminar los desechos peligrosos.

5. Desechos peligrosos de los establecimientos de atención de salud

5.1 Descripción del procedimiento de estimación de desechos

Los desechos generados por los establecimientos de atención de salud pueden plantear un riesgo dentro y fuera de sus límites al medio ambiente y a la salud de las personas debido a su naturaleza tóxica o infecciosa. La cantidad y las caracte-rísticas de los desechos generados en los establecimientos de atención de salud varían según la función de los servicios proporcionados (véase también el numeral 3.1). La cantidad de desechos generados en los establecimientos de atención de salud (en kg/cama/día) varía de 2,6 a 3,8. Un estudio que se llevó a cabo en México respalda un indicador de 3 kg/cama/día. Se estima que de 10% a 40% de estos desechos puede clasificarse como peligroso debido a su naturaleza patógena (OPS, 1991), mientras el resto puede considerarse desechos domésticos. En México, se estima que un 17% de los desechos de atención de salud son peligrosos.

Figura 6
Prácticas de disposición de desechos peligrosos
ciertos países de América Latina y el Caribe

Para estimar las cantidades de desechos peligrosos producidos por diferentes países en los establecimientos de atención de salud se empleó una cifra de 3 kg/ cama/día. Se empleó finalmente una cifra de 20% para calcular la carga de desechos peligrosos para los establecimientos de atención de salud en cada país. El número de camas en cada país se tomó de Las condiciones de salud en las Américas (OPS, 1990). Esta información fue corroborada por los datos proporcionados como parte del cuestionario empleado por la OPS en la encuesta sobre desechos peligrosos.

5.2 Presentación y Discusión de los Resultados

5.2.1 Estimaciones de los desechos peligrosos producidos por los establecimientos de
        atención de salud

Las estimaciones de los desechos peligrosos producidos por los establecimientos de atención de salud en ciertos países de América Latina y el Caribe se presentan en el Anexo X. Esta información se resume en el Cuadro IV que figura a continuación.

CUADRO IV
Cantidades de desechos peligrosos producidas por
establecimientos de atención de salud en ciertos países

 

País

Número
de Camas

Desechos Peligrosos
Ton/Año

País

Número
de Camas

Desechos Peligrosos
Ton/Año

Anguilla 24 5.3 Guatemala 13,667 2,993.1
Argentina 150,000 32,850.0 Jamaica 5,745 1,258.2
Barbados 2,111 462.3 México 60,099 13,161.7
Bolivia 8,749 1,916.0 Nicaragua 4,904 1,074.0
Brasil 501,660 109,863.0 Paraguay 5,487 1,201.7
Colombia 45,761 10,021.7 Perú 30,629 6,707.8
Cuba 50,293 11,014.2 Saint Lucia 399 87.4
Chile 42,969 9,410.2 Trinidad & Tabago 4,281 937.54
Dominica 322 70.5 Uruguay 14,133 3,095.1
Ecuador 16,426 3,597.3 Venezuela 47,200 10,336.8
Guyana 2,204 482.7    

 

 

 

 

5.2.2 Prácticas de disposición de desechos peligrosos

Se han tomado las primeras medidas para la introducción de procedimientos adecuados de disposición de desechos de los establecimientos de atención de salud en los países, según se muestra en el Cuadro 5. Si bien dicha información es cualitativa en su mayor parte, puede observarse, por ejemplo, que la mayoría de los países están incinerando algunos de los desechos. Sin embargo, se sabe que en la mayoría de los países los incineradores no funcionan o no funcionan en forma adecuada, pues, por ejemplo, rara vez alcanzan las temperaturas que se requieren para la combustión adecuada. En algunas ciudades, los incineradores municipales se emplean no sólo para los desechos domésticos sino también para los desechos peligrosos generados por los establecimientos de atención de salud.

Un informe sobre la situación en el Brasil (Penteado de Castro Neto, 1990) sostiene que en la mayoría de los municipios de ese país los desechos de hospitales tienen el mismo destino que los domésticos, es decir, se eliminan en los vertederos o en vaciaderos abiertos. En la ciudad de São Paulo, por otro lado, todos los desechos de hospitales se recogen por separado y se incineran. En 1986, el CETESB tomó algunas muestras de los desechos de hospitales destinados a la incineración. Los resultados indicaron que contenían cantidades significativas de coliformes y Streptococus faecalis. También se observó la presencia de Pseudomonas y S. aureus.

El Cuadro 5 también indica que se emplean vaciaderos al aire libre y vertederos sanitarios. En el caso de la ciudad de México, existen en los vertederos áreas especiales para los desechos de los servicios de atención de salud donde se agrega cal viva para aumentar el pH y de este modo inhibir el crecimiento de microorganismos patógenos. Sin embargo, es importante destacar que pocos países tienen rellenos sanitarios adecuados o seguros que pueden recibir desechos peligrosos de los establecimientos de atención de salud sin ningún riesgo. La conclusión general es que una gran proporción de desechos generados por los establecimientos de atención de salud se manejan como desechos domésticos, exponiendo por lo tanto al riesgo a trabajadores de la salud y otros, como los que recogen desechos en los vertederos de basura.

6. Evaluación de la legislación y capacidad institucional pertinentes

El manejo de desechos peligrosos requiere capacidad técnica y administrativa pertinente a los niveles nacional y subordinado (por ejemplo, estatal, provincial, municipal, etc.). En el nivel técnico, el manejo de cada sustancia química debe hacerse idealmente "de la cuna a la tumba". Las opciones técnicas para la contención de desechos peligrosos van de la prevención de desechos, a la optimización o modificación de procesos, el reciclado, el almacenamiento, el tratamiento (incluyendo incineración) y finalmente disposición en relleno de seguridad.

CUADRO V
Métodos de manejo de desechos en instalaciones de atención de salud en ciertos países de la Región

gra1.gif (13102 bytes)

AL : Eliminación al aire libre OT: Otro (no especificado)
IN:   Incineración ND: No datos
RS:   Relleno sanitario   -  : No existe

Notas

1. El tratamiento o eliminación se hace en base a la clasificación de los desechos:
     IN: Materiales clínicos y objetos punzocortantes RS: Desechos anatomopatológicos OA:
     Desechos comunes
2.  En forma similar a Cuba, el tratamiento se lleva a cabo sobre la base de la clasificación de
     desechos:
     IN: Residuos infecciosos, en promedio el 40% de los desechos
     OT: Los desechos restantes se llevan a la caldera del crematorio o al tanque digestor del 
     cementerio
3.  Calculado sobre la base del número de hospitales
4.  Incineración a temperatura baja.

En el nivel administrativo, se necesita legislación que permita un control eficaz y que promueva el manejo de desechos peligrosos dentro de la gama de opciones técnicas indicadas anteriormente. Además, otros elementos, como las cantidades de laboratorio y el transporte adecuado, son esenciales para un programa eficaz de control de desechos peligrosos.

6.1   Legislación de Desechos Peligrosos

El análisis presentado en este capítulo se ha derivado de dos fuentes: información sobre legislación, que se obtuvo con el cuestionario y se resume en el Anexo XI, y una revisión de los archivos de la OPS, que se resume en el Cuadro VI (Bolis, 1993). Con respecto a esto último, sólo se tuvo en cuenta la legislación que trata directamente diversos aspectos del control de desechos peligrosos. No se enumeran otros, como los que tratan de plaguicidas, solventes, explosivos, transporte de materiales químicos, mal uso de medicamentos, etc.

Cuadro VI
Legislación sobre desechos peligrosos en ciertos países

gra2.gif (8674 bytes)

 

Gran parte de la legislación que figura en el Cuadro VI trata la prohibición de la importación de desechos peligrosos. Una comparación de la lista de este Cuadro con la que aparece en el Capítulo 7, sobre los países que han ratificado el Convenio de Basilea, indica que hay considerable semejanza.

Con respecto al desarrollo de legislación sobre desechos peligrosos, la Argentina, el Brasil, México y Venezuela son probablemente los más avanzados (CEPIS, 1993). En el caso del Brasil, el manejo de los desechos peligrosos se delega a los estados, como resultado de lo cual los estados más industrializados con economías más avanzadas, como Sáo Paulo y Río de Janeiro, tienen programas bastante bien estructurados. México ha emitido varios reglamentos a nivel nacional bajo la ley general de ecología y protección ambiental. Sin embargo, la aplicación de las normas es deficiente debido al hecho de que no se han consolidado las estructuras gubernamentales apropiadas. Finalmente, Venezuela y la Argentina se hallan en una situación similar; existe legislación pero no hay infraestructura para implantar y supervisar su aplicación.

Cabe señalar, sin embargo, que estos dos últimos países han empleado el Convenio de Basilea como base para la clasificación de sus desechos. Además, la información recibida de Cuba indica que este Convenio está empleándose para el desarrollo de su propia legislación.

Los países restantes sólo tienen leyes limitadas con un mínimo de infraestructura para el control. Esto es evidente dado el gran número de países que no tienen un sistema para la clasificación de desechos peligrosos, lo cual se considera un requisito fundamental para la legislación en esta área. Debe observarse, por otro lado, que algunos países recientemente han tomado las primeras medidas para asumir el control del manejo de los desechos industriales.

Por ejemplo, en Chile, el Gobierno Regional Metropolitano (que representa más del 70 % de la producción nacional) ha aprobado una resolución que cubre el establecimiento de un sistema para la declaración y el seguimiento de los residuos sólidos industriales. Esta resolución permitirá preparar un inventario mediante el cual será posible comenzar a manejar la eliminación inócua de estos desechos. En forma similar, el Instituto Ecuatoriano de Obras Sanitarias en Quito está llevando a cabo una encuesta dentro del marco del Registro Industrial. También en el Uruguay se está iniciando un programa de manejo de desechos peligrosos, la primera fase del cual incluye una encuesta nacional sobre la producción de desechos peligrosos.

6.2 Capacidad institucional

En el Anexo XI se presenta un resumen de los diversos indicadores de capacidad institucional en cuanto a manejo de desechos peligrosos en los países incluidos en la encuesta. Los indicadores fueron responsabilidad institucional, número de profesionales y técnicos que participan activamente en el manejo de desechos peligrosos, actividades de investigación y existencia de un inventario de desechos peligrosos.

La mayor parte de los países con actividades industriales cuentan también con una institución o dependencia que se encarga del manejo de desechos peligrosos. Asimismo, muchos de los países indican que un número considerable de profesionales y técnicos participan en el control de desechos peligrosos. Cabe señalar, sin embargo, que casi siempre dicho personal tiene también otras funciones dentro de la esfera ambiental, como son el saneamiento básico o el control de los efluentes industriales (tal es el caso, por ejemplo, de la Corporación Autónoma de los Ríos Bogotá, Ubate y Suárez en Colombia, y del Ministerio de Salud en el Perú).

Con excepción de Venezuela, San Vicente y Dominica, los países indican que se está llevando a cabo investigación en materia de desechos peligrosos. En esta categoría se incluye principalmente la investigación académica de postgrado y de otro tipo que las universidades llevan a cabo en el campo del manejo de desechos peligrosos. En ningún caso se ha notificado que dichas actividades estén encaminadas a la obtención de tecnologías adecuadas para el control de desechos peligrosos. Casi la mitad de los países informaron que no cuentan con un inventario de fuentes de desechos peligrosos ni de los tipos de desechos que se están produciendo.

7. Convenios Internacionales

Como los problemas ambientales ahora están adoptando dimensiones mundiales, al mismo tiempo están convirtiéndose en un factor de diversos aspectos del comercio. La actividad podría tener que ver, en un sentido estrecho, con el movimiento transfronterizo de desechos peligrosos o, en un sentido más amplio, con los convenios para liberalizar el comercio internacional mediante la disminución o remoción de las barreras. A continuación se presentan ejemplos de ambos tipos de convenios.

7.1 Convenio de Basilea

El problema de cómo y dónde disponer de los desechos peligrosos no es nuevo pero hasta los años sesenta la mayoría de ellos se enterraba o se eliminaba al descuido en vertederos que en su mayor parte eran inadecuados. Durante los años sesenta empezaron a surgir informes sobre la contaminación de las aguas de superficie, de pozo y subterráneas. El conocimiento y el temor del público en cuanto a esta situación aumentaron particularmente en los Estados Unidos, pero pronto también en varios otros países. En EUA, esto llevó al descubrimiento de los miles de vertederos de desechos inadecuados que existen y al desarrollo de un "superfondo". Al mismo tiempo, surgió una actitud pública que hace que sea muy diñcil, si no imposible, establecer centros de eliminación de desechos peligrosos (un incinerador, un vertedero,  etc.) casi en cualquier lugar, y ahora es bien conocida por todos la expresión "No en mi patio de atrás" , que simboliza la oposición a la ubicación de dichos establecimientos en las comunidades.

Una alternativa al creciente problema de eliminación de desechos peligrosos es exportarlos a otro país. Muchos de dichos arreglos de exportación se hacen mediante empresas que se dedican a comerciar tales desechos. Los países y las comunidades que participan en este tipo de transacciones son principalmente los países más pobres que, por un lado, necesitan el dinero que se ofrece para aceptar los desechos pero que, por otro, carecen de capacidad para manejar tales desechos de manera responsable. Hay organizaciones, como GREENPEACE, que observan a informan muy activamente tales transacciones así como otras historias que aparecen en las noticias relacionadas con el tema de desechos peligrosos (GREENPEACE, 1993).

Durante los años ochenta la inquietud sobre la repercusión de los desechos peligrosos en el mundo en desarrollo creció hasta el punto que se inició el trabajo sobre un convenio internacional para establecer un conjunto de reglas básicas que regirían el movimiento transfronterizo de desechos peligrosos o lo prohibirían en condiciones específicas. Este convenio se conoce hoy como el Convenio de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación, que se firmó en marzo de 1987, durante una conferencia celebrada en Basilea, Suiza (PNUMA, 1989). Se convirtió en legalmente obligatorio tras haber sido ratificado por 20 países, lo cual significa que implantarían las disposiciones del Convenio en el derecho internacional.

Al momento de redactar este documento, 44 países han ratificado el Convenio. En la Región de las Américas, los siguientes países aparecen en la lista:

Antigua y Barbuda    Ecuador
Argentina                 El Salvador
Bahamas                 México
Brasil                       Panamá
Canadá                    Uruguay
Chile

En el Brasil, donde la legislación apropiada se administra en el nivel estatal, el movimiento interfronterizo se aplica, no sólo al transporte de desechos entre países, sino también entre estados. Como resultado de ello, este tema es motivo de preocupación y es de gran importancia para este país. Entre los movimientos informados están los que tienen que ver con la exportación de bifeniles policlorados (PCB) a Europa para su incineración y el movimiento interestatal de desechos para la incineración en hornos de cemento.

Debido a la diferencia de los costos de eliminación entre México y EUA, ha habido muchos casos de movimiento transfronterizo ilegal. En 1986 se tirmó el anexo 111 del Convenio Bilateral entre México y EUA que se refiere a la cooperación entre esos dos países en el control de desechos peligrosos a través de su frontera común. Además, este Convenio indica que las industrias maquiladoras deben devolver desechos a EUA donde se originó la materia prima que produjo los desechos. Sin embargo, es muy probable que gran parte de los desechos peligrosos estén disponiéndose en territorio mexicano, debido a la falta de capacidad de vigilancia eficaz.

La última columna del cuadro del Anexo XI resume las respuestas proporcionadas por los países que participaron en la encuesta de la OPS en to referente al movimiento transfronterizo de desechos peligrosos.

7.2 Tratado de Libre Comereio de América del Norte

El comercio rara vez causa deterioro ambiental, aunque hay circunstancias en las que puede hacer resaltar un problema ambiental existente. Más bien, la causa de fondo del deterioro ambiental reside en no controlar la contaminación causada por las actividades industriales y públicas y no dar cuenta adecuadamente de los costos para el medio ambiente, a menudo debido a que las políticas gubernamentales o la información a los consumidores son inadecuadas o inapropiadas. En consecuencia, la solución más eficaz reside en la adopción de medidas que lleven a que los mercados tengan en cuenta más plenamente estos costos (Hart et al, 1992).

En términos generales, la solución reside en el logro de un grado mucho más alto de armonización internacional de normas de productos y procesos. Sin embargo, si bien se han logrado avances en esta esfera, existe el riesgo de que tal marco de normas ambientales aumente los aspectos normativos del comercio que el convenio busca reducir al mínimo. Existe también, el problema de que diferentes países pueden elegir diferentes enfoques y niveles de control según diferentes condiciones locales y prioridades de política.

La experiencia internacional en materia de problemas ambientales que surgen de los convenios internacionales de comercio es todavía relativamente breve. Parecería, sin embargo, que su resolución depende de dos mecanismos generales:

  • la definición de principios ambientales generales y los objetivos que habrán de lograr los países participantes; y
  • el establecimiento de un mecanismo para la resolución de conflictos comerciales vinculados con el medio ambiente.

8. Conclusiones

Existe una gran diversidad de condiciones económicas y sociales en la Región. Esta situación se refleja en el análisis de la producción y el control de desechos peligrosos según se describe en este informe. Las diferencias en este sentido varían desde las cantidades de desechos producidos hasta la capacidad institucional para su control. Un análisis minucioso de la información proporcionada por los países lleva a las siguientes conclusiones:

1. La investigación epidemiológica y toxicológica muestra que la exposición a diversas formas de desechos
    peligrosos, como los solventes residuales, los lodos de tratamiento de desechos, los desechos que contienen
    metales pesados y sustancias orgánicas, las soluciones ácidas y alcalinas, los fenoles, las bacterias, los
    desechos infecciosos, etc. puede causar efectos graves en la salud. Estos efectos se han observado en el hígado,
    los riñones, el aparato reproductivo y el sistema nervioso central. El cáncer también está relacionado con una
    amplia variedad de productos químicos y procesos industriales.

2. La respuesta positiva que dieron todos los países a la encuesta sobre residuos peligrosos llevada a cabo por la
    OPS indica que ya existe una conciencia de los riesgos potenciales para la salud asociados con la exposición de
    las comunidades a desechos peligrosos.

3. Los datos proporcionados por los países muestran que Argentina, Brasil, Chile, México, Perú, Trinidad y Tabago,
    Uruguay y Venezuela están produciendo cantidades significativas de desechos peligrosos en relación al tamaño
    de estos países.

4. Varias industrias, incluyendo la textil, la química y la de productos metálicos básicos, se han identificado como
    principales generadores de desechos peligrosos. Si bien no se excluyen otros sectores, se considera que los
    mencionados son los que aportan la mayor cantidad de desechos.

5. Los desechos peligrosos se generan en zonas bien definidas, como las zonas urbanas que tienen un alto nivel de
    desarrollo industrial y grandes poblaciones, donde el riesgo de exposición directa o indirecta a estas sustancias
    tóxicas es más alto.

6. Los países de la Región de América Latina y el Caribe han iniciado el desarrollo de programas de control de
    desechos peligrosos encabezados por Argentina, Brasil, México y Venezuela. Sin embargo, en ningún lugar se ha
    observado una infraestructura adecuada que posea los medios administrativos o tecnológicos necesarios para
    tratar las cantidades de desechos peligrosos que están generándose. Como resultado, una porción significativa de
    desechos de las actividades industriales y de atención de salud se elimina de manera inadecuada.

7. El personal asignado al control de los desechos peligrosos en los diversos países de la Región es insuficiente para
    llevar a cabo sus funciones en forma adecuada. Además, dicho personal por to general también desempeña
    diversas funciones en otras áreas ambientales. 

8. Los esfuerzos internacionales para controlar el movimiento de desechos peligrosos a través de las fronteras
    internacionales al parecer están consiguiendo apoyo en la Región de América Latina y el Caribe, según lo
    manifestado por el número de países que han firmado el Convenio de Basilea y han promulgado legislación o
    reglamentos nacionales apropiados. Se espera que nuevos tratados internacionales de comercio fortalezcan aún
    más los esfuerzos por controlar no sólo el movimiento transfronterizo, sino también la generación misma de
    desechos peligrosos. 

9. Recomendaciones

Según se observó en el capítulo anterior, los países de la Región de América Latina y el Caribe muestran grandes diferencias entre ellos. En consecuencia, las actividades cooperativas en apoyo de sus esfuerzos de control de desechos peligrosos necesitan variar según su estado de desarrollo, así como su nivel de actividad industrial.

En el marco de la cooperación técnica en el área de desechos peligrosos, la OPS debe mejorar la comprensión y fomentar la voluntad política de los países miembros para invertir recursos económicos y humanos en esta área. La cooperación técnica debe basarse en la escala de prioridades para el manejo de desechos peligrosos, es decir, la reducción al mínimo de dichos desechos, el reciclaje, el tratamiento y su disposición. Para lograr esta meta, será necesario iniciar una relación mucho más dinámica con instituciones internacionales de cooperación técnica y con entidades industriales nacionales y multinacionales. Las primeras han establecido programas en esta especialidad, mientras que las segundas tienen experiencia en las tecnologías de manejo de desechos peligrosos.

Específicamente, es preciso trabajar con más ahinco para:

1. Incluir un estudio más detallado de aquellas industrias que se identificaron como las principales generadoras de
   desechos peligrosos.

2. Promover que en los países que mantienen inventarios de desechos peligrosos dichos inventarios sean
   compatibles con el sistema propuesto por el Convenio de Basilea, así como con el Sistema de la ONU para la
   Clasificación  Industrial Internacional Unificada con el fin de facilitar el intercambio fácil de datos a información entre
   países.

3. Promover que se otorgue alta prioridad al desarrollo de programas de manejo de desechos peligrosos en las zonas
   urbanas que tienen altos niveles de actividad industrial.

4. Fomentar el mejoramiento de los sistemas de manejo de desechos, de modo que la eliminación de tales
    materiales al menos se lleve a cabo en rellenos sanitarios y preferentemente en rellenos seguros. En todos los
    casos, es totalmente necesario suprimir por completo la eliminación de desechos peligrosos en vertederos al aire
    libre.

5. Procurar consolidar cursos de adiestramiento para el personal de los organismos pertinentes sobre los aspectos
    técnicos y administrativos del control de desechos peligrosos. Debe tenerse cuidado de que al concebir tales
    cursos se considere el nivel de industrialización y el estado de desarrollo de los programas existentes de control
    de desechos generados por la industria y los establecimientos de atención de salud.

6. Ayudar a los países en el diseño de proyectos apropiados para obtener apoyo financiero para el desarrollo de
    infraestructura institucional.

7. Ayudar a los países en la preparación de inventarios de producción de desechos peligrosos que puedan servir de
    base para el diseño de programas de manejo ajustados a las necesidades locales.

8. Colaborar con los países en la preparación de legislación de control que tenga en cuenta las condiciones locales.

9. Sensibilizar a los países que todavía no han reconocido plenamente la necesidad de manejar los desechos
    peligrosos. 

10. Referencias

Allen, R.J. and Brenninan, G.R. (1986) Air Pollution Emissions from the Incineration of Hospital Wastes, J. Air Poll. Cont. Assn., 36, (7).

Barnard, R. (1991) A Computer-Based Industrial Waste Production Model -INVENT, Ind. & Env. 14: 12-15.

Barnard, R. and Olivetti, G. (1990) Rapid Assessment of Industrial Waste Production Based on Available Employment Statistics, Waste Mgnt. & Res. 8: 139-144.

Batstone, R.; Smith, J.E., and Wilson, D. (Eds.) (1989) The Safe Disposal of Hazardous Wastes, The Special Needs and Problems of Developing Countries, 3 Vols., World Bank Technical Paper Number 93, Washington, D.C., USA.

Bolis, M (1993) Personal Communication, Pan American Health Organization, Washington, D.C., USA. 

Buffler, P.A.; Crane, H. and Key, M. M. (1985) Possibilities of Detecting Health Effects by Studies of Populations Exposed to Chemicals from Waste Disposal Sites, Env. Hlth. Pers. 62: 423-456.

Centro Panamericano de Ecología Humana y Salud (ECO) (1991) Un Sistema para la Prevención, Valoración y Control de las Exposiciones a Sitios Peligrosos y sus Efectos en la Salud, Metepec, México.

Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente (CEPIS) (1993) Legislación Residuos Peligrosos, REPINDEX No. 45, Lima Perú.

de Koning, H. (Ed.) (1992) Environmental Health and the Management of Freshwater Resources in the Americas. Pan American Health Organization, Environmental Series No. 10, Washington, D.C., USA.

Environment Canada (1985) Data on Hazardous Wastes. Rubber Wastes and Oil Wastes in Canada - 1983, Ottawa, Canada.

Forester, W.S. and Skinner, J.H. (Eds.) (1987) International Perspectives on Hazardous Waste Management. Academic Press, New York, N.Y., USA.

GREENPEACE (1993) Toxic Trade, a quarterly newsletter (published in English, French and Spanish), 1436 U Street, N.W., Washington, DC., USA.

Grisham, J. W. (Ed.) (1986) Health Aspects of the Disposal of Waste Chemicals, Pergamon Press, New York, N.Y., USA.

Hart, M. and Gera, S. (1992) Trade and Environment, Paper prepared for the Canada-United States Law Institute Conference on the Law and Economics of Environmental Legislation, Cleveland, Ohio, USA.

International Agency for Research on Cancer (IARC) (1987) Overall Evaluations of Carcinogenicity: An Updating of IARC Monograraphs Volumes 1 to 42, IARC Monographs of the Evaluation of the Carcinogenic Risks to Humans, Supplement 7, Lyon, France.

Junger, J. M. and Lefevre, B. (1988) Waste Management at the European Community Level, Ind. & Env. 11: 15-17.

Morel, M.M.O. (1989) A Experiencia no Brasil: Situacao de Sao Paulo Ouanto a Coleta a Tratamento dos Residuos de Servicos de Saúde, I Sem. Nac. Sobre Residuos de Servicos de Saude, Rio de Janeiro. 

Organización Panamericana de la Salud (OPS) (1991) Consideraciones sobre el Maneio de Residuos de Hospitales en América Latina, (J. Monreal, autor), Washington, D.C., USA.

Pan American Health Organization (PAHO) (1990) Health Conditions in the Americas (2 volumes), Sci. Publ. No. 524, Washington, D.C., USA.

Penteado de Castro Neto, P. (1990) Hospital Wastes: Collection and Disposal System in Sao Paulo City, Waste Mgt. Res. 8:161-163.

Sampaio, J.A.B. (1991) Hazardous Waste Management in Brazil: The Need for a Regional Synoptic Approach, Wat. Sci. Tech. 12: I1-18.

Tessitore, J. and Cross, F. (1988) Incineration of Hospital Wastes. Pollution Engineering, November.

The Congress of the United States/Congressional Budget Office (1985) Hazardous Waste Management Recent Changes and Policy Alternatives, U.S. Government Printing Office., Washington, D.C., USA.

United Nations (UN) (1980) Yearbook of Industrial Statistics. 1979 Edition, Vol. II, Commodity Production Data, 1969-1978, New York, USA.

United Nations (UN) (1988) United Nations Recommendations on the Transport of Dangerous Goods, ST/SC-/AC.10/1/Rev. 5, New York, N.Y., USA.

United Nations Environment Program (UNEP) (1989) Basel Convention on the Control of Transboundarv Movements of Hazardous Wastes and their Disposal. Final Act, Nairobi, Kenya.

United States Environmental Protection Agency (USEPA) (1986) EPA Guide for Infectious Waste Management. EPA/530-SW-86-014, Washington, D.C., USA.

World Health Organization (WHO) (1985) Management of Waste from Hospitals, EURO Reports and Studies 97, Copenhagen, Denmark.

Anexos

Anexo I
Listado de características peligrosas

Clase de las                       Número
Naciones Unidas
                de Código                               Características

       1                                 H1                                             Explosivos

                                                                                          Por sustancia explosiva o desecho se entiende toda
                                                                                          sustancia o desecho sólido o líquido (o mezcla de
                                                                                          sustancias o desechos) que por si misma es capaz,
                                                                                          mediante reacción química, de emitir un gas a una
                                                                                          temperatura, presión y velocidad tales que puedan
                                                                                          ocasionar daño a la zona circundante.

       3                                  H3                                            Líquidos inflamables

                                                                                          Por líquidos inflamables se entiende aquellos líquidos,
                                                                                          o mezclas de líquidos, o líquidos con sólidos en                                                                                             solución
                                                                                          o suspensión (por ejemplo, pinturas, barnices, lacas,
                                                                                          etc, pero sin incluir sustancias o desechos clasificados
                                                                                          de otra manera debido a sus características
                                                                                          peligrosas que emiten vapores inflamables a
                                                                                          temperaturas no
                                                                                          mayores de 60,5°C, en ensayos con cubeta cerrada, o
                                                                                          no más de 65,5°C, en ensayos con cubeta abierta.
                                                                                          (Como los resultados de lo ensayos con cubeta abierta
                                                                                          y con cubeta cerrada no son estrictamente
                                                                                          comparables, e incluso los resultados obtenidos
                                                                                          mediante un mismo ensayo a menudo difieran entre si,
                                                                                          la reglamentación que se apartara de las cifras antes
                                                                                          mencionados para tener en cuenta tales diferencias
                                                                                          sería compatible con el espíritu de esta definición).

       4.1                                   H4.1                                     Sólidos inflamables

                                                                                          Se trata de los sólidos, o desechos sólidos,distintos a                                                                                            los clasificados como explosivos, que en las
                                                                                          condiciones prevalecientes durante el
                                                                                          transporte son fácilmente combustibles o pueden
                                                                                          causar un incendio o contribuir al mismo,
                                                                                          debido a la fricción. 

        4.2                                   H4.2                                     Sustancias o desechos susceptibles de
                                                                                          combustión espontánea

                                                                                          Se trata de sustancias o desechos susceptibles de
                                                                                          calentamiento espontaneo en las condiciones
                                                                                          normales del transporte, o de calentamiento en
                                                                                          contacto con el aire, y que puedan entonces
                                                                                          encenderse.

        4.3                                    H4.3                                  Sustancias o desechos que, en contacto con el
                                                                                          agua, emiten gases inflamables

                                                                                          Sustancias o desechos que, por reacción con el agua,                                                                                            son susceptibles de inflamación espontáneas o de                                                                                            emisión de gases inflamables en cantidades                                                                                            peligrosas.

         5.1                                    H5.1                                  Oxidantes

                                                                                         Sustancias o desechos que, sin ser necesariamente                                                                                           combustibles, pueden, en general, al ceder oxígeno,                                                                                           causar o favorecer la combustión de otros materiales.

         5.2                                    H5.2                                  Peróxidos orgánicos

                                                                                         Las sustancias o los desechos orgánicos que
                                                                                         contienen la estructura bivalente son sustancias
                                                                                         inestables térmicamente que pueden sufrir una
                                                                                         descomposición autoacelerada exotérmica.

         6.1                                     H6.1                                 Tóxicos (Venenos) agudos

                                                                                          Sustancias o desechos que pueden causar la
                                                                                          muerte o lesiones graves o daños a la salud
                                                                                          humana, si se ingieren o inhalan o entran en
                                                                                          contacto con la piel.

         6.2                                    H6.2                                  Sustancias infecciosas
                                                                                        
Sustancias o desechos que contienen micro
                                                                                         organismos viables o con toxinas, agentes
                                                                                         conocidos o supuestos de enfermedades en los
                                                                                         animales o en el hombre.

         8                                       H8                                    Corrosivos

                                                                                         Sustancias o desechos que, por acción química,
                                                                                         causan daños graves en los tejidos vivos que
                                                                                         tocan, o que, en caso de fuga, pueden dañar
                                                                                         gravemente, o hasta destruir, otras mercaderías o los
                                                                                         medios de transporte; o pueden también provocar otros
                                                                                         peligrosos.

         9                                       H10                                  Liberación de gases tóxicos en contacto con el
                                                                                          aire o el agua


                                                                                          Sustancias o desechos que, por reacción con el                                                                                            agua, pueden emitir gases tóxicos en cantidades 
                                                                                          peligrosas.

         9                                       H11                                   Sustancias tóxicas (con efectos retardados o
                                                                                         crónicos)


                                                                                         Sustancias o desechos que, de ser aspirados o
                                                                                         ingeridos, o de penetrar en la piel, puedan
                                                                                         entrañar efectos retardados o crónicos, incluso la
                                                                                         carcinógena.

          9                                      H12                                   Ecotóxicos

                                                                                         Sustancias o desechos que, si se liberan, tienen
                                                                                         o pueden tener efectos adversos inmediatos o
                                                                                         retardados en el medio ambiente, debido a la
                                                                                         bioacumulación o los efectos tóxicos en los
                                                                                         sistemas bióticos.

           9                                      H13                                  Sustancias que pueden, por algún medio, después
                                                                                        de su eliminación, dar origen a otra sustancia,
                                                                                        por ejemplo, un producto de lixiviación, que
                                                                                        posee alguna de las características arriba
                                                                                        expuestas.

Fuente:  Naciones Unidas, 1988

 

Anexo II
Categorías de desechos que se deben controlar


Corrientes de desechos

Y1 Desechos clínicos resultantes de la atención médica prestada en hospitales, centros médicos y clínicas

Y2 Desechos resultantes de la producción y preparación de productos farmacéuticos

Y3 Desechos de medicamentos y productos farmacéuticos

Y4 Desechos resultantes de la producción, la preparación y la utilización de biocidas y productos fitofarmacéuticos

Y5 Desechos resultantes de la fabricación, preparación y utilización de productos químicos para la preservación de la
     madera

Y6 Desechos resultantes de la producción, la preparación y la utilización de disolventes orgánicos

Y7 Desechos, que contengan cianuros, resultantes del tratamiento térmico y las operaciones de temple

Y8 Desechos de aceites minerales no aptos para el use a que estaban destinados

Y9 Mezclas y emulsiones de desecho de aceite y agua o de hidrocarburos y agua

Y10 Sustancias y artículos de desecho que contengan, o estén contaminados por, bifenilos policlorados (PCB),
       tertenilos policlorados (PCT) o bifenilos polibromados (PBB)

Y11 Residuos alquitranados resultantes de la refinación, destilación o cualquier otro tratamiento pirolítico

Y12 Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de tintas, colorantes, pigmentos, pinturas, lacas
       o barnices

Y13 Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de resinas, látex, plastificantes o colas y
       adhesivos

Y14 Sustancias químicas de desecho no identificadas o nuevas, resultantes de la investigación y el desarrollo o de
       las actividades de enseñanza y cuyos efectos en el ser humano o al medio ambiente no se conozcan

Y15 Desechos de carácter explosivo que no están sometidos a una legislación diferente

Y16 Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de productos químicos y materiales para fines
       fotográficos

Y17 Desechos resultantes del tratamiento de superficie de metales y plásticos

Y18 Residuos resultantes de las operaciones de eliminación de desechos industriales

Desechos que tengan como constituyentes

Y19 Metales carbonilos

Y20 Berilio, compuestos de berilio

Y21 Compuestos de cromo hexavalente

Y22 Compuestos de cobre

Y23 Compuestos de zinc

Y24 Arsénico, compuestos de arsénico

Y25 Selenio, compuestos de selenio

Y26 Cadmio, compuestos de cadmio

Y27 Antimonio, compuestos de antimonio

Y28 Telurio, compuestos de telurio

Y29 Mercurio, compuestos de mercurio

Y30 Talio, compuestos de talio

Y31 Plomo, compuestos de plomo

Y32 Compuestos inorgánicos de flúor, con exclusión del fluoruro cálcico

Y33 Cianuros inorgánicos

Y34 Soluciones ácidas o ácidos en forma sólida

Y35 Soluciones básicas o bases en forma sólida

Y36 Asbesto (polvo y fibras)

Y37 Compuestos orgánicos de fósforo

Y38 Cianuros orgánicos

Y39 Fenoles, compuestos fenólicos, con inclusión de clorofenoles

Y40 Eteres

Y41 Solventes orgánicos halogenados

Y42 Disolventes orgánicos, con exclusión de disolventes halogenados

Y43 Cualquier sustancia del grupo de los dibenzoturanos policlorados

Y44 Cualquier sustancia del grupo de las dibenzopáradioxinas policloradas

Y45 Compuestos organohalogenados, que no sean las sustancias mencionadas en el presente Anexo (por ejemplo,
       Y39, Y41, Y42, Y43, Y44)

Fuente: Programa del Medio Ambiente de las Naciones Unidas, 1989

 

Anexo III
Evaluación de Carcinogenicidad
de las sustancias y procesos químicos

Sobre la base de la solidez de las pruebas científicas de carcinogenicidad que surgen de datos de seres humanos y de animales de laboratorio el CIIC clasifica las sustancias y procesos químicos en cuatro categorías, a saber:

Grupo 1. El agente es carcinogénico para los seres humanos

Esta categoría se emplea sólo cuando hay pruebas suficientes de carcinogenicidad para los seres humanos.

Grupo 2.

Esta categoría incluye agentes con respecto a los cuales, en un extremo, el grado de pruebas de carcinogenicidad en seres humanos es casi suficiente, así como agentes con respecto a los cuales, en el otro extremo, no hay datos humanos pero sí pruebas experimentales de carcinogenicidad. A los agentes se les asigna la clasificación 2A (probablemente carcinogénico) o 2B (posiblemente carcinogénico) sobre la base de datos epidemiológicos, experimentales y otros pertinentes.

Grupo 2A. El agente es probablemente carcinogénico para los seres humanos

Esta categoría se emplea cuando hay pruebas limitadas de carcinogenicidad en los seres humanos y pruebas suficientes de carcinogenicidad en animales de laboratorio. Excepcionalmente, un agente puede clasificarse en esta categoría exclusivamente sobre la base de pruebas limitadas de carcinogenicidad en los seres humanos o de pruebas suficientes de carcinogenicidad en animales de laboratorio, reforzados por pruebas de apoyo de otros datos relevantes.

 Grupo 2B. El agente es posiblemente carcinogénico para los seres humanos

Esta categoría se emplea en general para los agentes respecto de los cuales hay pruebas limitadas en los seres humanos en ausencia de pruebas suficientes en animales de laboratorio. También puede emplearse cuando hay pruebas inadecuadas de carcinogenicidad en los seres humanos o cuando los datos humanos son inexistentes pero hay pruebas suficientes de carcinogenicidad en animales experimentales, sistemática y firmemente apoyadas por una amplia gama de otros datos pertinentes.

Grupo 3. El agente no es clasificable en cuanto a su carcinogenicidad para los seres humanos

Los agentes se colocan en esta categoría cuando no caen en otro grupo.

Grupo 4. El agente probablemente no es carcinogénico para los seres humanos

Esta categoría se emplea para los agentes sobre los cuales hay pruebas que sugieren falta de carcinogenicidad en los seres humanos junto con pruebas que sugieren falta de carcinogenicidad en animales experimentales. En algunas circunstancias, los agentes sobre los cuales hay pruebas insuficientes o no existen datos con respecto a la carcinogenicidad en los seres humanos pero las pruebas sugieren falta de carcinogenicidad en animales experimentales, sistemática y firmemente apoyados por una amplia gama de otros datos pertinentes, pueden clasificarse en este grupo.

Grupo 1.  Agentes que son carcinogénicos para los seres humanos:

gra3.gif (14534 bytes)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grupo 2A.  Agentes que probablemente son carcinogénicos para los seres humanos:

gra4.gif (7663 bytes)

Anexo IV
Cuestionario sobre generación y gestión de residuos

 

Propósito

El propósito de este cuestionario es recopilar información sobre generación y manejo de los residuos peligrosos en una selección de países de la Región. La información recopilada permitirá realizar un diagnóstico sobre la situación del manejo de residuos peligrosos en la Región y el desarrollo de un programa de colaboración técnica regional.

Instrucciones para el llenado del cuestionario

El cuestionario debe ser llenado con los datos de la misma zona de la encuesta. Esta zona debe ser seleccionada por el recopilador utilizando los siguientes criterios:

- La zona debe tener una concentración significativa de industrias.
- La zona debe ser considerada como una unidad de tal forma que se pueda obtener datos específicos para ella.

Ejemplos de zonas de encuestas podrían ser una Área Metropolitana (p.e. Sao Paulo), una ciudad (p.e. Caracas) o una cuenca (p.e. cuenca del Río Bogotá).

El cuestionario consta de 4 partes:

A. Gestión de Residuos Peligrosos
B. Producción Industrial
C. Tratamiento y disposición de residuos peligrosos
D. Residuos hospitalarios y servicios de salud

A continuación se dan algunas instrucciones para el llenado de cada una de las secciones:

A. Gestión de Residuos Peligrosos

Esta sección pretende recopilar información general sobre el sistema de control y gestión de residuos peligrosos. Si durante la recopilación se tiene acceso a información más detallada, adjuntarla. Seguidamente, se proveen algunas especificaciones para cada uno de los puntos en esta sección:

1. Indicar, en términos de producción, el porcentaje de industrias que existen en la zona del estudio con relación al
    país.

2. Poner el producto bruto interno del país en moneda local y en dólares americanos según el cambio oficial del país.

3. La legislación sobre residuos peligrosos puede ser en forma de código, ley, resolución, normas, etc. Indicar la(s)
    institución(es) responsable de la aplicación de la ley. Si existe la legislación de forma accesible, adjuntar una
    copia.

4. La investigación sobre residuos peligrosos puede ser, investigación sobre generación de residuos, evaluación de la
    contaminación ambiental por disposición de residuos peligrosos, etc.

5. Se considera inventario en este caso a listas de residuos observadas como producto de un trabajo de campo,
    donde se identifica el origen de los mismos, aunque no necesariamente debe tener datos cuantitativos de residuos
    peligrosos. Si este inventario no está siendo utilizado para el control de los residuos, indicar la institución que
    desarrolló el trabajo.

6. Este punto es autoexplicativo.

B. Producción industrial

En esta sección se busca tener información sobre la industria de la zona de la encuesta.

El Código CIIU describe al sector industrial según la Clasificación Internacional Industrial Unificada de las Naciones Unidas. Algunos países han adoptado este sistema de clasificación dentro del país. En otros casos, el país tiene su propio sistema de clasificación. Se adjunta una descripción más detallada de cada uno de los códigos para facilitar la traducción al código CIIU, en caso de ser necesario. Los códigos CIIU enumerados en esta tabla son aquellos que se consideran los mayores generadores de residuos peligrosos. En caso que el encuestador encontrara que en la zona del estudio existe algún otro tipo de industria que genera cantidades significativas de residuos, este debe ser indicado al pie de la tabla.

En la Descripción de la Industria se provee, de forma resumida, el tipo de industria. Para una descripción más detallada, ver la lista adjunta bajo Códigos CIIU.

En Número de Plantas, indicar la cantidad de plantas que existen en la zona de la encuesta para cada tipo de industrias.

El Número de empleados debe ser la suma de empleados que trabajan en el número de plantas del mismo sector industrial.

Bajo Producción se indica los tipos de productos generalmente producidos en el sector industrial. Usualmente, la producción se representa como toneladas por año, sin embargo, como no siempre es así, se dan otras unidades en algunos casos. Si es que la cantidad de producción está fácilmente accesible, ésta se debe indicar. 

C. Métodos de Tratamiento de Residuos

En este Cuadro se proveen varias alternativas que existen para el tratamiento y disposición de los residuos, los cuales pueden ser sólidos, líquidos o lodos. Los Códigos CIIU en este cuadro son los mismos que en el anterior. Los sistemas de tratamiento y disposición son los comúnmente observados. Se debe indicar SI o NO. Si se llevan a cabo más de uno de los sistemas de tratamiento y disposición, se deberán de marcar todos los que se consideren pertinentes.

Tratamiento de efluentes incluye neutralización, floculación, sedimentación, tratamiento biológico, químico, etc.

Si los efluentes del sector industrial no reciben o reciben un tratamiento incipiente, entonces marcar bajo la columna Directo al Alcantarillado o Cuerpo de Agua.

Bajo Reciclaje de Residuos indicar si los residuos industriales del sector son generalmente reciclados dentro o fuera de la planta con SI o NO.

La disposición en el terreno esta subdividida en Relleno Sanitario o de Seguridad y Disposición a cielo abierto. Estos se diferencian principalmente por el nivel de control, donde en el primero, existe alguna institución que se responsabiliza por su disposición, aunque sea deficiente técnicamente, mientras que en el segundo, se realiza la disposición sin ningún control.

En el caso que se realice algún otro tipo de tratamiento o disposición, se debe describir bajo Otro.

D. Residuos Hospitalarios y de Servicios de Salud

Este cuadro tiene por objetivo evaluar, de forma general la disposición que se hace de los residuos hospitalarios. Se subdividen los servicios médicos en hospitales públicos, hospitales privados, y otros servicios de salud. Los Hospitables Públicos se subdividen en los de propiedad del Ministerio o Secretaría de Salud, los de propiedad de los seguros sociales, como por ejemplo, seguros del empleado, fuerzas policiales, etc., y otros. En el caso de los hospitales privados, se consideran aquellos que son de propiedad privada. Otros servicios de salud, incluyen los puestos médicos locales etc.

Bajo Número de instalaciones indicar el total de instalaciones que existen para cada tipo de servicio de salud.

La Cantidad de Camas se refiere a la suma total de camas para cada clase de servicios de salud.

En lo que respecta a Manejo de Residuos indicar con una x el (los) tipo(s) de manejo que se le da a los residuos. En el caso que se utilice uno diferente, describirlo bajo otro.

Gestión de Residuos

                     Zona de la encuesta ______________________ Llenado por ___________________

                     Fecha                        ______________________
                   

gra5.gif (9828 bytes)

gra17.gif (16064 bytes)

Residuos Hospitalarios y de Servicios de Salud

gra6.gif (7128 bytes)

Métodos de Tratamiento de Residuos

gra7.gif (12841 bytes)

Anexo V
Lista de Consultores, Ingenieros de País
y/o contactos de OPS

gra8.gif (11852 bytes)

Anexo VI-A
Estimaciones de Producción Anual
de desechos en Paises Encuestados

gra9.gif (14155 bytes)

Anexo VI-B
Proyección de la generación anual de
residuos peligrosos en los paises encuestados

gra10.gif (11171 bytes)

Anexo VII
Resumen de producción de residuos
peligrosos por industria

gra11.gif (13268 bytes)

Anexo VIII
Encuesta de métodos de tratamiento de efluentes
en algunos países seleccionados

gra12.gif (84873 bytes)

Descripción de las Columnas Descripción del Tratamiento Aplicado
CHU: Código GUT: Guatemala UT: Se lleva a cabo algún tipo de tratamiento previo a la
       descarga
ARG: Argentina JAM: Jamaica NT: No tratamiento previo a descarga en alcantarillado o
       cuerpo agua
BOL.LP: Bolivia/La Paz MEX.GJ: México/Guadalajara OT: En algunos casos se lleva a cabo tratamiento previo a la
       descarga
BO/SC: Bolivia/Santa Cruz MEX/MR: México/Monterrey ND: No hay datos
BRA: Brasil NIC: Nicaragua -:      No existe este tipo de industria en el país o zona
COL: Colombia PAR: Paraguay 1:     Oxidación                         7:    Lagunas
CUB: Cuba PER: Perú 2.:    Coagulación                      8:    Neutralización
CHI:  Chile TRT: Trinidad y Tobago 3:     Estabilización                    9:   Absorción
ECU: Ecuador URU: Uruguay 4:     Sedimentación                  10: Filtración
GUY: Guyana VEN: Venezuela 5:     Flotación                          11: Precipitación
6:     Pre tratamientos                12: Tratamiento biológico

 

Anexo IX
Prácticas de disposición de residuos sólidos en algunos paises seleccionados(1)

gra13.gif (88135 bytes)

(1)  Ver Anexo VIII para los titulares de las columnas

SI:    Disposición en relleno sanitario o de seguridad AL:   Almacenaje de residuos
SA:   Relleno sanitario OT:   Otro, no especificado
CA:  Disposición a cielo abierto ND:   No hay datos
RE:   Reciclaje total de los residuos    -:    No existe este tipo de industria en el país o zona

Anexo X
Estimados de generación de
residuos hospitalarios en paises seleccionados

gra14.gif (14770 bytes)

Anexo XI
Resumen de prácticas de manejo de residuos
en paises seleccionados de la región

gra15.gif (17384 bytes)

Anexo XI (Cont.)

gra16.gif (18083 bytes)

            1   En elaboración                                   - No se indicó esta información

 


Comentarios al Webmaster

[ Homepage CEPIS   ]